viernes, 8 de febrero de 2013

TALLER DE ANALISIS EXPERIMENTAL DE LA CONDUCTA - GENERALIZACIÓN DE ESTÍMULOS EN ORGANISMOS INFERIORES - GRUPO 4

GENERALIZACIÓN DE ESTÍMULOS EN ORGANISMOS INFERIORES
STIMULUS GENERALITATION IN LOWER ORGANISMS

NOMBRES:
Acosta Bianca (bmav91@hotmail.com)
Colpari Karen (karencita_colpari@hotmail.com)
Noda Fabiola (fabita_nodita@hotmail.com)
Sebastián Mónica (monisebasti@hotmail.com)

INSTITUCIÓN:

Universidad Católica Boliviana San Pablo. Departamento de Psicología.


Diciembre, 20011
Abstract
La generalización de estímulos es la tendencia que un sujeto tiene a responder con la misma respuesta ante estímulos que son parecidos, y de hecho, la generalización suele ser mayor cuanto más similares sean los estímulos con el estímulo original con el cual se llevó a cabo el condicionamiento. En el presente trabajo de investigación se pretende estudiar la generalización de estímulos en organismos inferiores, para lo cual, se condicionará a un roedor mus musculus seis diferentes clases de respuestas, dentro de un solo espacio experimental, que serán realizadas mediante la presentación de determinados estímulos discriminativos, para luego cambiar la intensidad de los mismos y así comprobar que se produjo una generalización de estímulos, observando cómo un estímulo semejante al original puede evocar la misma respuesta condicionada con el estímulo discriminativo original.

 

Palabras clave: Generalización de estímulos, estímulo discriminativo, encadenamiento, condicionamiento operante.

Keywords: Stimulus generalitation, discriminative stimulus, concatenation, operant conditioning.



 

INTRODUCCIÓN

El condicionamiento operante es una ciencia experimental de la conducta, y en una perspectiva específica, se refiere a un proceso en el cual la frecuencia con que está ocurriendo una conducta se modifica, o altera, por las consecuencias que esa conducta produce (Navas, 1996). Incluye una conducta operante, denominado así, porque el comportamiento opera sobre el medio ambiente; y no obstante, el aprendizaje de dicha conducta, se produce por un proceso de condicionamiento, en donde la consecuencia de la operante adquiere un rol fundamental. A estos efectos (consecuencias) Skinner los define como reforzadores (Fernández, 2008).

El paradigma que sostiene Burrhus Frederic Skinner en el condicionamiento operante es el siguiente:

ED R E+-

Donde el estímulo discriminativo (ED) es un estímulo que le señala al sujeto la disponibilidad del refuerzo, además de ser un antecedente a la respuesta (R); mientras que el estímulo consecuente (E+-) puede ser reforzador o castigo. El reforzador tiene como finalidad aumentar la frecuencia de la conducta del sujeto y puede ser positivo o negativo. El castigo, a diferencia del reforzador, tiene la finalidad de disminuir la frecuencia de la conducta y también puede ser positivo o negativo (Navas, 1996).

En muchas ocasiones, sin embargo, el individuo no posee una determinada conducta en absoluto, y/o solamente la posee parcialmente. En este caso se puede hacer el uso del método denominado Moldeamiento el cual es la técnica que ayuda a los organismos a adquirir o construir nuevas y más complejas formas de conducta a partir de conductas más simples. Se lo utiliza mediante aproximaciones sucesivas, que ayudan a lograr que a través de pequeños pasos el sujeto se acerque a la conducta meta; y el reforzamiento diferencial, donde se refuerzan conductas nuevas que se aproximen a la conducta meta. (Navas, 1996).

No obstante, de igual manera se pueden utilizar otras técnicas efectivas en el momento de la aplicación del condicionamiento operante, como por ejemplo, los programas de reforzamiento. Principalmente, existen dos tipos de programas de reforzamiento, el continuo y el intermitente.

El programa continuo consiste en otorgar el reforzamiento cada vez que el organismo presenta la conducta que se desea reforzar; mientras que el programa intermitente el reforzamiento no ocurre en todas las ocasiones en que se presenta la conducta que se desea que aprenda el organismo (Navas, 1996). No obstante, el programa intermitente se divide a la vez en dos: razón e intervalo, y ambos a su vez también se dividen en dos: fijo o variable.

En el programa de razón fija se otorga el reforzamiento cada vez que el sujeto cumple con un determinado número de repuestas que se ha establecido de antemano (Navas, 1996, Pág. 126); mientras que en el programa de razón variable, el número de respuestas requerido para el reforzamiento varía de un reforzamiento a otro de una manera irregular, pero siempre manteniendo una característica repetitiva, seguidas de un número que indica el valor promedio de las razones (Navas, 1996, Pág. 127).

El programa de intervalo fijo es aquel que mantiene constante el tiempo establecido para el reforzamiento (Navas, 1996, Pág. 128); mientras que el programa de intervalo variable es aquel que establece un determinado intervalo de tiempo que puede variar desde segundos hasta horas, y en donde se refuerza la primera conducta transcurrido el tiempo, a partir del último reforzamiento (Navas, 1996, Pág. 128).

Cabe mencionar también, que el encadenamiento es un tipo de programa de reforzamiento en el cual se describe sucintamente una cadena operante como una secuencia de respuestas operantes y estímulos discriminativos tales, que cada R produzca el ED de la siguiente R. Las R sucesivas son los miembros de la cadena; los ED sucesivos, sus eslabones. En las cadenas más sencillas son idénticos el número de miembros y de eslabones (Domjan, 2008).

No obstante, la generalización es una tendencia a responder con la misma respuesta ante estímulos que son parecidos. Suele ser mayor cuanto más similares sean los estímulos con el original del condicionamiento, y a menudo, la generalización se atribuye a que no se consigue discriminar o prestar atención a las diferencias entre los estímulos (Domjan, 2008). Sin embargo, es importante tomar en cuenta que si un cambio en el estímulo conlleva un cambio en la conducta quiere decir que ese estimulo controla en cierta medida esa conducta y para que un estímulo controle una determinada conducta, el organismo tiene que poder distinguir ese estimulo de otros (Reynolds, 1961).

Por otra parte, el reforzamiento de respuestas ante un estímulo puede afectar las respuestas en presencia de otro. Por ejemplo, si el pichón ha sido reforzado ante una luz amarilla, ese picoteo puede continuar aunque a tasas decrecientes conforme la luz se hace cambiar a verde, a azul y luego a violeta. Tal propagación de los efectos del reforzamiento a otros estímulos distintos de aquellos ante los cuales se reforzaron las respuestas, recibe el nombre de generalización de estímulos. En término de clases de respuestas (operantes discriminadas), la generalización del estímulo se refiere al grado en que el reforzamiento de una clase de respuesta, afecta a la probabilidad de respuestas relacionadas que no caen dentro de los límites de esa clase. Un fenómeno parecido, que se presenta en el reforzamiento diferencial, se denomina inducción de respuesta. Por ejemplo, el reforzamiento de las opresiones de la palanca ejecutadas por una rata puede restringirse a las fuerzas comprendidas entre 15 y 20 gramos, con lo que se define la clase de operante; pero al estudiar la generalización del estímulo no se observan tan solo las respuestas, ya que la presentación de diferentes estímulos, controla las oportunidades de que el organismo emita respuestas fuera de los límites de la clase operante (Catania.1982).

La generalización del estímulo se mide con arreglo a los cambios de las respuestas según alguna propiedad de un estímulo (la longitud de onda, por ejemplo). Ante un valor del estímulo (por ejemplo, la longitud de onda de la región amarilla del espectro), se refuerzan las respuestas de acuerdo con un programa de intervalo variable típico de manera tal que aquellas declinaran a una tasa lenta durante la extinción. Después de cierto periodo de entrenamiento, se interrumpe el reforzamiento para presentar, mientras tanto, el original y ante otros valores del estímulo (por ejemplo, las longitudes de onda de otras regiones del espectro). Las respuestas, como función del valor del estímulo, proporcionan un gradiente de generalización, que es una medida de la semejanza de las respuestas ante el original y ante otros valores del estímulo (Catania. 1982).

Considerando todo lo mencionado, el presente trabajo de investigación tiene como objetivo, estudiar la generalización de estímulos en organismos inferiores, para lo cual, se condicionará a un roedor mus musculus para que realice seis diferentes clases de respuestas ante la presencia de estímulos discriminativos, cumpliendo con el programa de reforzamiento encadenado, y mediante la aplicación del diseño experimental ABA. En efecto, y siguiendo los parámetros de este diseño, en la línea base A se presentarán los estímulos discriminativos a una determinada intensidad, para luego, cambiar la intensidad de los mismos en la fase de tratamiento B y cambiando nuevamente su intensidad a la original, en la fase de recuperación A; observando así, cómo un estímulo semejante al original puede evocar la misma respuesta condicionada con el estímulo discriminativo original.

 

OBJETIVO

Comprobar si un organismo inferior emite determinadas conductas operantes mediante la generalización de estímulos en el Espacio Experimental.



MÉTODO


Sujeto
El sujeto con el que se llevó a cabo la experimentación, es un organismo inferior de clase mamífero, orden rodentia, familia múrido y pertenece a la especie mus musculus. Su peso ad libidum es de 33 gramos, midiendo 10 centímetros de cabeza a tronco y 9.5 de cola; indicando que su edad aproximada oscila entre 7 y 8 meses. Cuando el sujeto se encuentra sobre sus cuatro patas mide 3 centímetros de altura; cuando se encuentra sobre sus dos patas traseras mide 9.5 centímetros de altura. Sus extremidades traseras miden aproximadamente un centímetro. En la cola, a tres centímetros, el sujeto presenta pequeñas cicatrices.



Ambiente
El ambiente en el que se llevó a cabo la experimentación fue en el laboratorio de Conducta Animal del departamento de Psicología de la Universidad Católica Boliviana "San Pablo". Este ambiente cuenta con cuatro espacios: un pasillo, área de casilleros y dos laboratorios.

Específicamente, la experimentación se realizó en el laboratorio A, donde se encuentran una mesa, donde se realizan los experimentos; un foco rojo que indica hora de trabajo al sujeto experimental; un foco blanco que indica hora de descanso; un ventilador; un toma corriente de 110 voltios y otro de 220 voltios; 4 sillas; un armario para guardar los espacios experimentales; y sus paredes están cubiertas de plastoform y de alfombra ploma con el fin de neutralizar los sonidos externos.

Cabe mencionar, por otra parte, que en el área de los casilleros albergan los sujetos experimentales, y que la temperatura debe oscilar entre los 23º a 26º C para brindar una mayor confortabilidad a los sujetos.



Instrumentos y materiales
Para la realización de la presente investigación se requirió de un Espacio Experimental, el cual está elaborada de vidrio y tiene 67 cm. de largo, 40 cm. de ancho y 20 cm. de alto. Cada subespacio mide 20 x 20 cm., donde los espacios para las compuertas que conectan cada subespacio (pront), tienen 7 cm. de ancho, ubicados al centro las paredes laterales de los subespacios. El pasillo, que conecta los subespacios 1 y 6, tiene una longitud de 7 cm. de ancho y 40 cm. de largo.

En el Subespacio 1 se encuentra un avión de plastoform (operando), ubicado en la parte central, de manera diagonal, y el estímulo discriminativo es un pequeño foco que emite una luz verde, ubicado en la pared frontal inferior, en la parte derecha arriba.

En el Subespacio 2 se encuentran una plataforma de cartón con rieles, ubicado en la esquina izquierda inferior, y en la cual se encuentra apoyada una pequeña pelota de plástico; mientras que el estímulo discriminativo es el tono de celular "4 SMS", que se encuentra fuera del espacio experimental, en la parte de arriba.

En el Subespacio 3 se encuentra un pequeño arco de plastoform que representa el Arco del Triunfo de París (operando), ubicado en la parte central, y el estímulo discriminativo es un pequeño foco que emite una luz amarilla pálida, ubicado en la pared frontal inferior, en la parte derecha arriba.

En el Subespacio 4 se encuentra una campana dorada (operando) unida en la parte de arriba a un tronco de madera con la ayuda de un alambre, y en la parte de abajo a una cuerda color verde, ubicada en la esquina inferior derecha. El estímulo discriminativo es el tono de celular "Twinkle", ubicado fuera del espacio experimental, en la parte de arriba.

En el subespacio 5 se encuentra una plataforma hecha de plastoform, y encima de ella se encuentra una torre de plastoform que representa a la Torre Eiffel de París (operando). El estímulo discriminativo es un foco que emite una luz de color azul, colocado en la pared frontal inferior, en la parte derecha arriba.

En el Subespacio 6 se encuentra una palanca (operando) hecha de plastoform y ubicada en el centro de la pared frontal inferior. Esta palanca está construida con dos pedazos largos de plastoform que forman una "T" inclinada hacia el lado derecho, con ayuda de chinches para hacer contrapeso. El estímulo discriminativo es un foco que emite una luz amarilla, que se encuentra en la pared frontal inferior, en la parte derecha arriba; e igualmente, en la pared frontal inferior, en la parte izquierda, se encuentra un tubo de plástico, donde se une en la parte inferior a un pequeño vasito de plástico, con el fin de servir como comedero.



Procedimiento
Para la realización de este trabajo, es importante mencionar que se utilizó un programa de reforzamiento encadenado, en el cual, se encendía el estímulo discriminativo, el sujeto cumplía con la clase de respuesta de un subespacio, se le apagaba el estímulo discriminativo y se le abría el pront para que pueda pasar al siguiente subespacio y realice la clase de respuesta del mismo. Así sucesivamente el sujeto debía cumplir con las seis clases de respuesta hasta que en el subespacio 6 se le otorgaba un reforzador primario positivo, el pelet; sin embargo y cabe recalcar, que del subespacio e1 hasta el subespacio 5, el apagar el estímulo discriminativo y la apertura del pront cumplen la función de ser estímulos reforzadores secundarios positivos.

Por otra parte, se realizaron las siguientes fases en cuanto a procedimiento, tomando en cuenta que se empezó la consolidación de conductas desde el subespacio 6 hasta el subespacio 1 para cumplir exitosamente con el programa de reforzamiento encadenado.

Fase 1, Adaptación del sujeto al Espacio Experimental. Se realizó en dos sesiones, y se trabajó con la luz blanca en el ambiente, con todos los pronts abiertos. No se utilizaron estímulos discriminativos ni reforzadores.

Fase 2, Moldeamiento a cada subespacio del Espacio Experimental. Consistió de seis etapas en las cuales se realizó el moldeamiento, mediante aproximaciones sucesivas y reforzamiento diferencial, de los acercamientos a cada operando, de cada subespacio, hasta que se lograron consolidar las seis diferentes clases de respuestas. Desde ésta fase se empezó a trabajar con la luz roja del ambiente.

En el subespacio 6, el sujeto debe presionar el operando tres veces con sus dos patas delanteras, apoyado sobre sus dos patas traseras, cumpliendo con el programa de reforzamiento de razón fija 3; y se reforzó al sujeto con el estímulo reforzador incondicionado positivo.

En el subespacio 5, el sujeto debe subir las gradas del lado izquierdo del subespacio, pasar por debajo de la Torre Eiffel y bajar por las gradas del lado derecho, cumpliendo con el programa de reforzamiento de razón fija 1; y, desde éste subespacio, se reforzó al sujeto con el estímulo reforzador condicionado secundario.

En el subespacio 4, el sujeto debe asciender por la soga con sus cuatro patas hasta llegar a la campana, y después descienda de la misma manera, cumpliendo con el programa de reforzamiento de razón fija 1.

En el subespacio 3, el sujeto debía rodear la columna izquierda del arco al lado contrario a las manecillas del reloj dos veces, cumpliendo con el programa de reforzamiento razón fija 2.

En el subespacio 2, el sujeto debe empujar la pelota con sus dos patas delanteras, de manera que la misma resbale por la superficie inclinada hasta llegar a su base, cumpliendo con el programa de reforzamiento razón fija 1.

Finalmente, en el subespacio 1, el sujeto debe quedarse quieto encima del avión, parado en sus cuatro patas, sin importar al lado que mire, durante 10 segundos, cumliendo con el programa de intervalo fijo 10".

Fase 3. Primera fase de Experimentación, Línea Base "A". Una vez consolidadas las 6 conductas, en esta fase se inició la experimentación. La misma consistía en dejar que el sujeto realice la conducta meta de cada uno de los 6 subespacios, comenzando desde el primer subespacio, con los mismos estímulos discriminativos que se utilizó durante el moldeamiento, y la misma intensidad, 110 Voltios.

Fase 15, Segunda fase de Experimentación, Tratamiento "B". En esta fase ya se aplicó el concepto de generalización de estímulos, cambiando los estímulos en intensidad. Es decir que, en esta fase, se cambió los estímulos visuales de 110v. a 220 v. y los estímulos auditivos de volumen 5 a volumen 3. Se procedió de la misma manera que en la fase 14, pero con éste cambios de intensidad en los estímulos discriminativos.

Fase 16, Tercera fase de Experimentación, Fase de Recuperación "A". En esta fase se procedió de manera exactamente igual a la fase 14, es decir, que se volvió a utilizar la misma intensidad de los estímulos, (110 voltios para los estímulos visuales y volumen 5 para los estímulos auditivos).

 

RESULTADOS

En cuanto a los resultados, se presentarán dos figuras: una que muestra el promedio de respuestas, y otra que muestra el tiempo entre respuestas TERS; considerándolas las más relevantes debido a que nos brindaran parámetros





Figura 1. Promedio de Tasa de Respuestas por Fase Experimental.

Para obtener los datos con los cuales se realizó la presente figura, se dividió el número de respuestas de cada sesión y se lo dividió entre el tiempo de duración de sesión (50 minutos). De igual manera, estos datos obtenidos por sesión, se los promedió para obtener un solo dato por fase experimental. No obstante, se puede observar un eje vertical y un eje horizontal. El eje vertical representa la tasa de respuestas (promedio) que el sujeto realizó en cada fase, que va desde 0 hasta 0.30 teniendo intervalos de 0.05; mientras que el eje horizontal representa las fases por las cuales se llevó a cabo la presente investigación: Línea base A, Tratamiento B y Recuperación A. Más aún, debajo de cada fase se muestra también una pequeña tabla con el promedio correspondiente a cada una de ellas, permitiendo así una mejor comprensión de los resultados obtenidos.

Como se puede apreciar, el promedio de la tasa de respuestas en la línea base "A" es de 0.25, en las cuales se utilizó estímulos de la misma intensidad que durante el moldeamiento. En la fase de tratamiento "B", el promedio de la tasa de respuestas es de 0.27, en las cuales se utilizaron los mismos estímulos que durante el moldeamiento, pero con diferente intensidad (se subió la intensidad de los estímulos visuales y se bajó la intensidad de los estímulos auditivos). Finalmente en la fase de recuperación "A", el promedio de la tasa de respuestas es de 0.18, en las cuales se utilizaron nuevamente los estímulos con la misma intensidad que durante el moldeamiento.

Con esto, notamos que los resultados nos muestran que en las sesiones de Tratamiento, el promedio de la tasa de respuestas fue mayor que en las sesiones de Línea Base y Recuperación, en los cuales no se cambió la intensidad de los estímulos. Por otra parte, en las sesiones de recuperación, el sujeto experimental presento una tasa de respuestas más baja que en las sesiones de línea base.

 

 



Figura 2. Promedio de TERS por fase experimental.

Esta figura representa el promedio del Tiempo Entre Respuestas por Fase Experimental. Estos datos sirven para medir la duración de cada conducta que realiza el sujeto, es decir, cuánto le toma realizarla, y por tanto, a menor TERS, menor duración de una conducta. Para obtener los datos con los cuales se realizó la presente figura, se registraron los tiempos en que el sujeto realizaba cada conducta, se les restó uno de otro y se sacó un promedio por sesión. Igualmente, se promedió estos datos para sacar uno solo por fase experimental. Por otra parte, también se puede observar un eje vertical y un eje horizontal. El eje vertical representa el promedio del Tiempo entre Respuestas que el sujeto realizó en cada fase, que va desde 0 hasta 7 teniendo intervalos de 1; mientras que el eje horizontal representa las fases por las cuales se llevó a cabo la presente investigación: Línea base A, Tratamiento B y Recuperación A. Más aún, debajo de cada fase se muestra también una pequeña tabla con el promedio correspondiente a cada una de ellas, permitiendo así una mejor comprensión de los resultados obtenidos.

Como se puede observar, el promedio del Tiempo entre Respuestas en la línea base "A" es de 3.8, en la cual, se utilizó estímulos de la misma intensidad que durante el moldeamiento. En la línea "B" (tratamiento) el promedio del Tiempo entre Respuestas también viene a ser de 3.8, en la cual, se utilizaron los mismos estímulos que durante el moldeamiento, pero con diferente intensidad (se subió la intensidad de los estímulos visuales y se bajó la intensidad de los estímulos auditivos). Finalmente en la fase de recuperación "A", el promedio de la tasa de respuestas es de 6.0, en la cual se utilizaron nuevamente los estímulos con la misma intensidad que durante el moldeamiento.

Estos resultados nos muestran que el promedio del Tiempo Entre Respuestas de la Línea Base es el mismo que de la Fase Experimental B con un promedio de 3.8. En tanto, este promedio es menor al del Tiempo entre Respuestas de la fase de Recuperación, en el que es de 6.0.



CONCLUSIONES

Después de haber revisado los resultados previamente presentados, es posible concluir que el sujeto experimental logro la generalización de estímulos confirmando el objetivo planteado al inicio de la investigación.

Siguiendo el diseño experimental A-B-A en la fase de tratamiento B se noto que el numero de respuestas fue tan parecido como en la línea base A, incluso en algunas sesiones el numero de respuestas aumento, si bien no de manera significativa, es el mejor indicador de que existió generalización de estímulos.

Cabe recalcar que durante la fase A de recuperación las cuatro últimas sesiones se las realizaron fuera del laboratorio, en un ambiente ajeno para el sujeto experimental y muy distinto al del laboratorio, por tanto existieron muchas variables extrañas es por este que decremento tanto el número como la taza de repuestas.

Asi como la teoría mantiene que los gradientes de generalización, reflejan las diferentes tasas de extinción de la supresión de la presencia de diferentes valores de prueba,la presente investigación confirmar la teoría.

En comparación con otras investigaciones las utilidades que se le pueden otorgar a la presente investigación son muchas ya que con un gradiente de generalización del estímulo, los investigadores pueden determinar exactamente el grado en que tiene que modificarse un estímulo para producir un cambio en la conducta, como lo hizo Skinner en 1950 al presentar una técnica para encontrar el gradiente de generalización en palomas primero condicionando al sujeto

Además cuando se habla de generalización de estímulos también se hace referencia a lo opuesto a la discriminación lo que en nuestra investigación no existió ya que lo que se modifico fue la intensidad de los estimulo y no el color de los mismos, es por esto que no se puede determinar si es que se hubiera cambiado colores hubiera existido generalización.

Finalmente se puede concluir y resaltar la importancia que tiene el lugar de trabajo para las distintas investigaciones venideras en la investigación la mayor dificultad fue reacomodarse a un nuevo lugar de trabajo, lo cual permite afirmar el protagonismo que tienen las variables extrañas en cualquier tipo de investigación.



BIBLIOGRAFÍA

Catania, A.C. (1982). Investigación contemporánea en conducta operante. México, D.F. Editorial "Trillas".

Domjan Michael, Grau, James W (2009). Principios de aprendizaje y conducta. España. Editorial PARANINFO.

Fernández, José E (2008). Principales corrientes en el campo de la psicología. Recuperado el 31 de octubre, de: http://scholar.google.com.bo/scholar?start=20&q=condicionamiento+operante+de+Skinner&hl=es&as_sdt=0



Navas, J. J. (1996). Conceptos y teorías del Aprendizaje. Colombia. Publicaciones Puertorriqueñas.

Publicar un comentario