jueves, 20 de agosto de 2015

HISTORIA DEL PENSAMIENTO PSICOLÓGICO - APUNTES DE CLASES - PRIMERAS CONSIDERACIONES


“… La psicología fue inseparable de la filosofía por mucho tiempo. Tampoco existía un 
       término para definir esta ciencia como tal…”
“… La psicología nasce de constantes preguntas sobre la existencia y la esencia del ser 
       humano…”
“… La psicología actual está fundamentada en métodos científicos, en la razón…”
“… Se independiza de la parte religiosa para estudiar al ser humano en su interior…”

¿Quién o qué es el hombre?
¿Qué hace sufrir al hombre?

¿Quién soy y porque sufro yo?

sábado, 26 de abril de 2014

CENTRO DE ESTUDIANTES DE PSICOLOGIA

Art. 12. Son objetivos del CEP:
Defender los principios del CEP y velar por la correcta aplicación del presente Reglamento Estudiantil
Defender la Autonomía del CEP
Desarrollar y promover acciones tendientes a lograr una real integración entre estudiantes de Psicología de la UCB La Paz.
Fomentar y desarrollar acciones que permitan al estudiante de Psicología una formación integral
fomentar y promover las actividades culturales, deportivas y de extensión para los estudiantes de la carrera.
Velar, para que el estudiante de Psicología sea tratado con ecuanimidad y sin discriminación en lo académico, social, cultural, deportivo y en general en todas sus relaciones con instancias de la UCB La Paz.
Promover las relaciones internas con los estudiantes de otras carreras de la UCB La Paz.
Promover las relaciones con estudiantes de Psicología a nivel nacional, como también de todo el sistema universitario de Bolivia.
Estudiar y Pronunciarse sobre problemas universitarios a nivel carrera, universidad y todo lo relacionado con Psicología desde la perspectiva estudiantil.
Preservar, fomentar y promover la excelencia académica mediante el desarrollo de actividades
Reconocer los meritos ganados por el plantel docente y estudiantil mediante el otorgamiento de distinciones.


Capítulo Tercero

Constitución y Atribuciones Generales
Art. 13. El CEP está constituido por las siguientes secretarias:
Presidencia
Vicepresidencia
Secretaria General
Secretaría de Finanzas
Secretaria Académica
Secretaría de Comunicación
Secretaría de Deportes
Secretaría de Culturas
Secretaría Jurídica
Vocales

Art. 14. Se podrán designar asesores de las secretarias a parte de los coordinadores de las mismas si estos fueran necesarios, siendo estos, alumnos o docentes de la UCB La Paz.

Art. 15. Las secretarias dispuestas en el Art. 13. son obligatorias. El CEP tiene la facultad de agregar más secretarias de acuerdo a las necesidades de la carrera, siempre y cuando no perjudiquen a su capacidad y normal funcionamiento, ni dañen su imagen institucional.

Art. 16. El CEP será elegido en votación universal, secreta y por simple mayoría, por los alumnos regulares de la carrera de Psicología de la UCB La Paz.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

SEMINARIO DE INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIOEDUCATIVA

 UNIVERSIDAD CATOLICA BOLIVIANA “SAN PABLO
           FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES
             CARRERA DE PSICOLOGÍA
            SEMINARIO DE INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIOEDUCATIVA


              
             AUTOESTIMA EN NIÑAS DE 1° DE SECUANDÁRIA

               Por:
             Laura Arraya
            Lúcio Vieira

              Docente:
             Dra. Ximena Péres




  30 de Noviembre de 2012
           La Paz – Bolivia

CAPITULO I
INTRODUCCIÓN

1.1. Planteamiento del problema
Durante siglos, la mujer fue vista con aspectos que van más allá de su subjetividad, por algunas sociedades. Estos aspectos  pueden ser positivos o negativos, conforme las clases sociales o económicas a la cual se encontraba determinada mujer.
Desde la era de los primates, la mujer era la hembra que tenía apenas la función de procrear con los machos de las tribus, función esta que fue desenvolviendo durante el proceso de evolución del primate en homo sapiens, el hombre de hoy. Se fue agregando otros sentidos a la presencia de la mujer en los clanes, ella pasaba a ser recolectora de los alimentos, educaba a los niños, mientras los hombres cazaban.
En las sociedades celtas, las mujeres podrían complacerse con los aspectos positivos que estas sociedades designaban a ellas. Podemos encontrar en la historia que el ser femenino en esta sociedad gozaba de más derechos y  que mujeres de otras culturas en la misma época; la mujer celta, podía llegar a tener la máxima autoridad dentro de las tribus en las áreas religiosas y militares. Algunos textos de procedencia Galesa y Irlandesa se citan a varias mujeres que gobernaban y además, eran símbolos de una actitud mental que el patriarcado no pudo eliminar del espíritu celta primitivo. Estas mujeres también podían ejerces variadas profesiones como juez o abogada, tenían derecho de sucesión, podían heredar propiedades y seguir siendo propietaria de cualquier bien que aportara el matrimonio, pero a partir de que el cristianismo se impone en todo territorio de influencia celta, la mujer pierde el status del que disfrutaba, pasando a ser (según la mentalidad cristiana) un diablo tentador, cuyo único fin es arrastrar al hombre a las llamas del infierno.
La antigua Grecia, donde la sociedad estaba marcada por el sistema patriarcal, se consideraba  a la mujer un bien heredable, además, no podían participar de la posibilidad de votar, por el hecho que nunca podían convertirse en ciudadanas. Pero las figuras femeninas, empezaron a surgir en Grecia a partir del período helenístico, como por ejemplo, la reina Berenice. Con el pasar de la eras Griegas, se observa que en cada una, las mujeres van desempeñando diferentes papeles en su quehacer cotidiano, en las epopeyas homéricas, la mujer tiene un triple papel, es esposa; reina y ama de casa, sin embargo, en la vida diaria, las mujeres de la realeza y las esclavas se dedicaban a tareas similares. Ellas se dedicaban a los deberes de la casa: preparaban todos los alimentos, tejían las ropas y cuidaban los hombres
En Roma, las mujeres eran absolutamente controladas por su padre tutor, su esposo o su hijo, aunque con mayor libertada de movimiento que las mujeres griegas. Las esclavas tenían la peor condición dentro de una familia romana, eran consideradas como objeto y no sujeto de derechos, puesto que, además de tener los peores trabajos, debían complacer a sus dueños en sus relaciones extra matrimoniales. Las hijas, cuando nascían, si el padre no quería exponerlas, se debía dar orden explicita de alimentarlas; las expuestas, si no morían, eran recogidas por otras familias como inversión, puesto que al llegar a su juventud, eran vendidas como esclavas o como prostitutas. En fin, pocas mujeres llevaban una vida suficientemente afortunada, estaban encargadas crear a los niños y cuidar de la casa.
Actualmente, en la sociedad, las mujeres empezaron a ocupar roles diferentes a los que se acostumbraban verlas. Este cambio, se puede decir que empezó en la época de la revolución industrial, donde las mujeres, por tener menor valor de mano de obra, ocupaban muchos puestos de trabajo en las fábricas; hoy con la globalización y el acceso abierto a la educación las mujeres vienen ocupando cada vez más puestos de trabajo en distintas áreas, ellas, también hacen parte del pensamiento intelectual de la sociedad. En muchos países, ocupan los mandos más altos de una empresa, dan órdenes y son claramente aceptadas como líderes y jefes por sus subordinados, pero esta no es la única función que ocupan, debido a que todavía son madres, esposas y dueñas de casas.
En Bolivia, una sociedad considera machista por los investigadores y los medios, recientemente con la reforma de leyes antidiscriminatorias y de inclusión, hay una notable presencia de las mujeres en los campos laborales y otros. Sin embargo, lo que es más notable aún es la discriminación a la que ellas están expuestas todos los días por su condición sexual y de identidad de género; tal discriminación es impartida por los hombres, que al percibir que su sexo y género ya no son requisito para ocupar puestos de trabajo y otros, y aún mas, que estos roles, pueden cumplir las mujeres.
El sexo, está relacionado con la biología, nos proporciona la diferencia física y de conducta que distingue a os organismos individuales, según las funciones que realizan en los procesos de reproducción. A través de esa diferencia, por la que existen machos y hembras, una especie puede combinar de forma constante su formación genética y dar lugar a descendientes con genes distintos. Está condición, hoy, no es suficiente para definir el rol de la mujer en la sociedad, debe estar combinada con la identidad de género. Este, se caracteriza por ser el conjunto de ideas sobre la diferencia sexual que atribuye características femeninas y masculinas a cada sexo, a sus actividades y conductas y a las esferas de la vida; producto de dicha diferencia, establecida socialmente, entre mujeres y hombres, se generan condiciones de marginación y discriminación, las cuales afectan de manera diferente a mujeres y hombres.
Desde la infancia, niños y niñas aprenden los valores y las creencias que delimitan atributos y aspiraciones sociales que deben tener según el sexo; reciben determinada educación para comportarse de cierta manera a partir de la diferencia sexual, sin que estos se relacionen con las capacidades reales de los individuos. El problema, es que en la sociedad boliviana, considerada machista, estos valores y creencias pueden afectar de forma negativa el desarrollo del auto concepto femenino, que por consecuencia, puede actuar también en la autoestima de las mujeres jóvenes de este país. Los niños varones no aprenden solamente sus atributos, sino, aprenden a discriminar y marginalizar a las mujeres por su condición.
Debido a que los valores y creencias que delimitan atributos y aspiraciones sociales son aprendidos en la niñez, la intervención será realizada en niñas adolescentes de 7º de primaria, con edad de 13 a14 años, cuyo enfoque es la “autoestima en el género femenino”

1.2. Justificación

El investigar el auto-concepto de género es un tema que se debe tomar en cuenta en la adolescencia, por la importancia que tiene ésta en la formación de la identidad de las personas.  Es por tal motivo que la concepción que tiene cada persona de lo que significa su género hace que incida en nuestros pensamientos, acciones, la orientación que damos a la conducta, la forma como enfocamos nuestras relaciones e incluso las decisiones que tomamos.
El auto- concepto en muchos casos está ligado a la autoestima, pues es a partir del concepto que se tiene sobre el género y lo que representa en cada persona es que se genera una propia autoestima. Es así que se puede decir que en muchos casos depende del autoconcepto que tenemos de nosotros mismos para tener una autoestima alta o baja.
Es por este motivo que se plantea la importancia de la presente investigación, pues el trabajar sobre el auto-concepto y la autoestima de género en mujeres adolecentes entre los 13 y los 14 años. Es importante para que estas mismas puedan comprender lo significativo que es desarrollar una autoestima adecuada en sus vidas. Esto ayuda al desarrollo de las mismas adolecentes tanto de su propia percepción como la que los demás tienen de ella, por el mismo hecho de ser mujeres y comprender que elementos de su autoconcepto las llevan a tener las acciones, pensamientos, conductas y formas de relacionarse que tienen.
En lo que respecta a la relevancia contemporánea del trabajo, cabe señalar que el tratamiento del género durante los 90, estuvo fuertemente influenciada por los movimientos feministas que cuestionaban una situación social que claramente favorecía a los varones, en desmedro de las mujeres consideradas casi como una “minoría” en cuanto a sus derechos.
A pesar de los importantes cambios socioculturales producidos durante el período y de los cambios que pudieran haberse producido en la autoestima en niños y niñas, todavía es casi un lugar común en la literatura sobre las relaciones entre género y autoestima, la afirmación de que la valoración quelas niñas hacen de sí mismas, es inferior a la de los varones.

En lo que respecta a la relevancia social, el hecho de que las niñas presenten niveles inferiores de autoestima, si se les compara con sus pares varones, se explica desde la teoría del género, por la posición poco valorada de la mujer en el contexto histórico, económico, sociopolítico, etc. Desde la Psicología Social surgen modelos explicativos de las diferencias observadas, a la par que se destaca la importancia de la autoestima en el desempeño social, status y bienestar psicosocial de niños y niñas y la existencia de una dinámica de auto perpetuación de las diferencias. En lo que respecta a la relevancia científica este sentido existen diversos estudios internacionales recientes en términos del acortamiento de la brecha entre los niveles de autoestima entre los niños y las niñas.
La observación de cambios en las tendencias en cuanto a creencias y auto-percepciones culturalmente determinadas por el género y un cuestionamiento de la superioridad masculina en cuanto a autovaloración, es un tema que comienza a aparecer en la literatura: los resultados de uno de los estudios transculturales más importantes realizado a fines de la década de los 90 (Stetsenko, A., 2000) demuestra que las diferencias en autovaloración dependen muchas veces del tipo de tarea a realizar, que tales diferencias no se mantienen a lo largo del desarrollo y que muchas veces los resultados muestran diferencias, pero ocultan similitudes que son también importantes.

Tampoco es posible establecer relaciones de causalidad entre los cambios observados en la autovaloración de las niñas y los profundos cambios culturales que afectaron a nivel mundial los conceptos de género. No obstante, la dirección de los cambios presenta interesantes coincidencias que pueden servir de motivación para continuar estudios en esa línea.
Considerando que las características asociadas al género como artefacto cultural (resultado de procesos sociales, representacionales, etc.) pueden variar como consecuencia de cambios en los procesos sociales, el conocer si los cambios ocurridos en la década en relación al concepto genérico femenino/masculino se reflejan de alguna manera en el auto concepto de niñas y niños en Chile, es un tema relevante. Más aún que los estudios sobre género y autoestima, se hacen cada vez más escasos.

1.3. Objetivos

1.3.1. Objetivo General

Intervenir en la autoestima de mujeres adolescentes en la edad de 13 años

1.3.2. Objetivos Específicos
Observar cómo está la autoestima en adolescentes del género femenino.
Proporcionar mas conocimiento de autoestima en las adolescentes
Proporcionar más conocimiento sobre sexo y género para adolescentes del género femenino.
Trabajar el rol de la mujer en la sociedad boliviana, en adolescentes del género femenino.





                                  

















    CAPITULO II
                                  MARCO TEORICO

I.1. Desarrollo Humano

Todos los seres sufren cambios durante su vida, estos cambios incluyen etapas que van desde el nascimiento, passan por el desarrollo y terminan en la muerte. Durante estas diferentes etapas, nuestro cuerpo cambia, conjuntamente con nuestra mente y conductas.

En la adolecencia, se observa que estos cambios empiezan en la pubertad, y actuan en tres áreas: biologico, psicologico y social. La pubertad es el inicio de la adolescencia, se denimina de esta manera porque caracteriza el momento de inicio de la maduración sexual. Cuando se desencadena en la hipofisis,  empieza la producción de hormonas promovedoras de la maduracion de las gónadas – es decir testiculos y ovarios – que liberan las horamonas sexuales y promueven el desarrollo de las caracteristicas sexuales secundarias.En esta etapa está persente el aument de estatura, que tienen su auge en la etapa adulta para hombres y mujeres; se producen variaciones en el caracter y en el comportamiento a causa de cambios hormanales;  las chicas experimental la pubertad antes que los chicos a los 9 años y en ellos, a los trece años. (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

El comienzo de la pubertad enla chcas, se puede observar con la llegada de la primera menstruación o menarquía, ademas, a partir de ese momento se producen los ciclos menstruales, aun así, existen algunos cambios que anteceden la menarquía como la aceleracion del crecimiento; el aumento de las mamas; la produccion de flujo vaginal; vello en el pubis, piernas y axilas; acumulacion de graza y ensanchamiento en la zona de las caderas. (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

Puede ser que la adolecencia se viva paralelamente a la pubertad, aun así, esta etapa inclye cambios que van además de la maduracion sexual, tambien existen los cambios psicologcos y emocionales.

Otro cambios que los adolescentes experimentan, se observan en su comportamiento. Puede ser que no se seintan cómodos en relacion a su propio aspecto, especificamente cuando se comparan con otras compañeras y compañeros. En en ambito familiar, empiezan a cuestionar muchos de los valores enseñados alejandose de sus padres. Las chicas y los chicos comienzan a relacionarse sentimentalmente, pudiendo establecer relaciones que pueden ser parejas. Tienden a formar grupos en los que la ropa, la musica, las aficiones, y ademas cosas se convierten en signos de identidad y por ultimo, presentan comportamientos rebeldes frente a la obediencia que prestaban cuando eran niños (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

II.1. Autoestima

La autoestima es un elemento fundamental en la formación personal durante la niñez. De su grado de autoestima dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades. Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro, y valioso. Entiende la importancia del aprendizaje, y no se siente disminuido cuando necesita de ayuda. Se comunicará con fluidez, y se relacionará con los demás de una forma adecuada (www.guiainfantil.com)

En las personas con baja autoestima existe una gran diferencia entre como sienten que son y cómo les gustaría ser. Cuantas más áreas de la vida del niño estén afectadas por esta forma de valorarse, peor será su evaluación global. La baja autoestima aparece en muchos problemas de la infancia. Suele suceder que la imagen que los demás tienen de una persona, no tiene relación con la autoimagen (www.guiainfantil.com)

Los niños forman su propio concepto valorativo mediante el intercambio verbal y físico con sus padres y/o sustitutos. Sus niveles de atención y concentración también se verán favorecidos, serán más resistentes en situaciones difíciles y más confiadas y seguros. La Autoestima tiene componentes, entre ellos: 

1.- Seguridad: permite la apertura a la comunicación con uno mismo y con los otros.
2.- Autoconcepto: Es cómo nos vemos y nos percibimos a nosotros mismos
3.- Integración: Se conoce también como sentido de pertenencia. Se trata de sentirnos cómodos con la gente.
4.- Motivación: Hace que nuestra actuación nos parezca oportuna y necesaria.
5.- Competencia: conciencia de la capacidad de aprendizaje y potencial del mismo.

II.2.Los 4 Aspectos de la Autoestima

Son necesarios para desarrollarlo: 

1.- Vinculación: Sentimiento de satisfacción  producto del establecimiento de vínculos que son importantes para cada persona.
2.- Singularidad: Conocimiento y respeto que por las cualidades que le hacen especial o diferente, que se afirma con el respeto y la aprobación que recibe de los demás por esas cualidades.
3.- Poder: Conciencia de la disposición de los medios, de las oportunidades, y de la capacidad para modificar las circunstancias de la vida de manera significativa.
4.- Pautas: Habilidades de la persona para considerar los ejemplos humanos, filosóficos y prácticos adecuados (
www.saludalia.com).

II.3. Identidad
Los humanos empleamos mucho tiempo y esfuerzo pensando en nosotros mismos. En cierta medida, tendemos a centrarnos en nuestro self. El self es el centro del universo social de cada persona. Tu auto identidad o tu autoconcepto, primeramente, es adquirido a través de interacciones sociales que empiezan con tu familia inmediata y continúa con toda la gente que conoces a lo largo de tu vida. El autoconcepto es una colección organizada de sentimientos y creencias sobre uno mismo. El concepto de self es un sistema especial que influye en como procesamos la información del mundo social que nos rodea con la información de nosotros mismos.
El autoconcepto es un esquema que consiste en una colección organizada de creencias, recuerdos, sentimientos y concepciones auto orientadas de posibles futuros self. Este esquema influye en como procesamos la información personal y social relevante para nuestras identidades. (Barberá y Martínez, 2004).
Otro aspecto que influye en la identidad es la autoestima que quizá sea la actitud más importante que una persona pueda tener respecto a si misma. La autoestima es un conjunto de autoevaluaciones que están basadas en las opiniones de los demás y en como percibimos ciertas experiencias. (Barberá y Martínez, 2004).
Asimismo la autoestima está relacionada con la comparación social, esto se debe a que tendemos a realizar autoevaluaciones en base a comparaciones entre nosotros mismos y los demás. De esta manera dependiendo del grupo de comparación, éxitos y fracasos podrán contribuir a elevar o disminuir las autoevaluaciones, como también ser irrelevantes. Es así que cuando te comparas con otros, tu estima va en alza cuando percibes algo inadecuado en ellos, un efecto contraste. Esta comparación con alguien peor puede realzar tu autoestima. Por otro lado cuando te comparas con alguien cercano a ti, tu autoestima es mayor cuando percibes algo bueno en ellos, un efecto de asimilación. (Bleguer, 1973)
La comparación más relevante del self es la comparación social con otros miembros del mismo grupo. De esta manera aunque se haga algo bien en grupo con pocos éxitos, puede significar un golpe mucho mayor para la autoestima que hacer las cosas igual de bien en un grupo mayor y que tiene más éxitos. (Lagarde, 1992)
De esta manera la identidad puede aumentar con la identificación a un grupo, debido a que la identidad social puede ayudar a compensar algunos problemas relacionados con la identidad personal. ( Lagrde,1992)
II.4. Sexo y género
Un elemento de bastante importancia en la identidad personal es la identidad social que nos asignamos en una de dos categorías: hombre o mujer. Cada persona tiene una identidad de género es decir nos calificamos como hombre o mujer.
El sexo se refiere a las diferencias anatómicas y fisiológicas que se basan en los determinantes genéticos, y el género hace referencia a todos los atributos que se asocian con ser hombre o mujer, bien determinados por la biología, bien determinados por la cultura.
El desarrollo de la identidad de género se da desde que uno nace y se ve cual es sexo que uno tiene, de esta manera los padres escogerán un nombre apropiado, como también ropa, juguetes, etc de acuerdo al sexo del recién nacido. Esto lo hacen ya que estas elecciones son “apropiadas para su género”. Es entre los 4 y 7 años que el niño adquiere de forma gradual el concepto de la consistencia de género. Se dan cuenta de que el género es un atributo básico para cada persona. Cuando estos conceptos están emplazados la percepción se ve afectada por lo que creemos sobre el género. 
El origen de la identidad del género. Las diferencias entre hombres y mujeres siempre son asumidas como biológicas, sin embargo parece ser que muchas características masculinas o femeninas son adquiridas. Es de esta manera que la cultura da las definiciones de lo que es apropiado para cada sexo. Es así que a medida que se avanza en la niñez nos encontramos con la tipificación del sexo, cuando los niños aprenden con detalle los estereotipos ligados al hombre o a la mujer, en su cultura.
Los estereotipos de género son un conjunto de creencias compartidas dentro de una cultura, acerca de los atributos o características que poseen hombres y mujeres. Estos estereotipos desempeñan un importante papel en diversos procesos psicosociales, entre los que se encuentran el desarrollo de la propia identidad y la estereotipia.
En las construcciones de identidad que una persona forma a lo largo de su vida una de las principales identidades es la identidad de género que se lo estructura según los criterios que tenga la cultura a la que uno corresponde.
Según Lagarde (1992) el género se construye a partir  del sexo, de lo que cada cultura  reconoce como sexual, es decir de las características  que en cada cultura son reconocidas como sexuales. Algunas solo miran la diferencia y semejanza genital y sobre eso se construyen géneros. En otras se incluyen como características sexuales la estatura, la pilosidad del cuerpo, el peso, el tono de voz, etc. Otros incluyen las actividades que realizan los diferentes géneros.
En lo que respecta a la diferencia de géneros se puede observar a lo largo de la historia que el género femenino ha sido excluido y marginado por una sociedad machista, que ha creado los constructos de género a partir de una serie de atribuciones mayores a los hombres y dando una serie de roles a las mujeres.
Según Lagarde (1992) las mujeres crean una identidad de ser para los demás y de mostrarse como dependientes de los demás, de no aceptarse como sí mismas y  de tener miedo de poder ser independientes, pues se sienten culpables de este hecho.
Las mujeres son educadas y criadas de tal manera que nos acostumbramos a ser  mujeres que se sacrifican por los demás, que no están dispuestas a vernos como seres capaces de pensar, de actuar y ni siquiera desear, se vuelven en seres que los demás desean de nosotros, dejando incluso de lado el erotismo y deseando amores que son imposibles y han sido imágenes simplemente creadas en su imaginario. (Lagarde,1992).
El concepto de ser mujer para los demás se puede ver en muchos ejemplos de la vida cotidiana, sobre todo en personas mayores que fueron criadas por las instituciones para ser mujeres de los demás. Desde el ejemplo más claro que es cuando muchas de las mujeres quedan embarazadas y muchas de estas quedan abandonadas, pero deciden “dedicar su vida” a sus hijos. Por otra parte se puede ver que en los divorcios muchas de las mujeres se quedan con los hijos, incluso dejando que los hombres no cumplan sus responsabilidades. (Lagarde, 1992)
En ejemplos aun más comunes se puede ver que las mujeres son las que preparan la comida y se ocupan de las labores del hogar, dejando de lado sus satisfacciones personales y ambiciones profesionales. Aunque también en muchos casos se puede ver que estas  se ocupan de todas las labores de la casa después de trabajar. Esto lo hacen no sólo para ellas mismas, sino también para sus esposos e hijos. (Lagarde, 1992)
También se puede ver que las mujeres son las que velan a sus esposos e hijos o a cualquier miembro familiar cuando estos se encuentran enfermos, descuidándose incluso de ellas mismas y asumiendo el rol de cuidador primario, sin importarse de sí misma.
Incluso se puede ver que las madres educan a sus hijas a ser para los demás diciéndoles que ellas deben servir a sus padres y hermanos, diciéndoles que ellas son las “mujercitas” y ese es el papel que deben cumplir, dejando que los hombres no hagan nada y las mujeres aprendan a atender, para así posteriormente tener éxito en su vida cumpliendo el rol que se les demanda. (Lagarde, 1992)
A pesar de todo lo planteado anteriormente sobre lo que se cree que una mujer debe hacer y cumplir a partir de las perspectivas de género, las funciones prototípicas de género se van transformando y se acortan las distancias.
El desarrollo simultáneo de características masculinas y femeninas por parte de una misma persona ha contribuido a propagar la idea de que el desarrollo de rasgos masculinos y femeninos es relativamente independiente del hecho de ser varón o mujer (Barberá y Martínez, 2004).
A la serie de creencias y suposiciones compartidas acerca de determinados grupos la psicología los ha denominado como “estereotipos”, cuando se habla  de suposiciones referidas los grupos de varones y mujeres o a las características de masculinidad y feminidad  se los llaman estereotipos de género. La referencia estereotipada a los hombres o a las mujeres favorece la tendencia a representarlos tanto en grupos internamente homogéneos  y totalmente diferenciados entre sí. (Barberá y Martínez, 2004)
 Los sistemas de creencias no se limitan a describir lo observado aunque sea esquemáticamente, ni tampoco son sólo estructuras representativas de conocimiento, sino que sobre todo cumplen  una función prescriptiva, referida a lo que debe ser  y lo que debe hacerse. (Barberá y Martínez, 2004,58)



CAPITULO III
MÉTODO

III.1. Participante

12 Adolecentes  del sexo femenino con edad de trece años, estudiantes de 1° de Secundaria del Colegio Juan Hershell

III.2. Ambiente

            Los talleres fueron lesionados en el aula A 7 del Colegio Juan Hershell, en el tercer piso. En los interiores del aula se encontraban cinco fileras con  6 mesas dobles de por lo menos  con medidas de 1m cada una, donde se acomodaban pares de sillas para cada mesa. Había dos pizarras negras, un escritorio de profesor, que se encontraba en la parte frontal del aula y dos armarios, uno al fondo del aula y el otro atrás del escritorio de profesor y al lado de la pizarra principal. Todos los talleres se llevaban a cabo entre 11:30 de la mañana y 12:30 de la tarde

III.3. Materiales e instrumentos

            Los materiales que se usaron para aplicar los talleres fueron:
Dos hojas blancas cuadriculadas;
Dos hojas blancas lineadas;
Treinta hojas blancas, de las cuales dieciocho son de tamaño oficio y doce son de tamaño carta;
Un bolígrafo de color negro;
Un bolígrafo de Color azul;
Un lápiz negro Sabonis P-800 HB CE;
Diecisiete lápices de colores Laurentien;
Una goma Blanca;
Tizas de colores blanco, azul y rosado;
Una pizarra negra;
Un borrador para pizarra;
Un celular LG Cookie Gs290 de peso 90,7g y medidas 108x 53x 13;
Un celular Sony Experia;

III.4. Procedimiento

FASE 1: Se discutió el tema de intervención, “autoestima”
FASE 2: Se decidió ejecutar talleres para la intervención.
FASE 3: Se decidió el grupo meta para aplicar la intervención
FASE 4: Se eligió la institución de enseño para hacer los talleres.
FASE 5: Se hizo un acercamiento del grupo de intervención a la institución de enseño.
FASE 6: Se conoció la Directora del Colegio Juan Hershell y demás autoridades.
FASE 7: Se conoció el curso y el ambiente en el cual se realizarían los talleres.
FASE 8: Se envió una carta a la Directora del Colegio Juan Hershell, con la petición de autorización para hacer los talleres.
FASE 9: Se elaboró una planificación de asuntos a ser tratados dentro del tema de la autoestima.
FASE 10: Se elaboró un cronograma de fechas para la aplicación de la intervención.
FASE 11: Se hizo un rapport con el curso de 1° de secundaria del Colegio Juan Hershell
FASE 12: Se trabajó con los chicos y chicas del curso de 1° de Secundaria del Colegio Juan Hershell, donde se uso el debate para saber que pensaban los chicos de las chicas , y ellas de los chicos.
FASE 13: Se orientó al curso que trabajaríamos solamente con el publico meta, las adolescentes. También se pidió a la profesora de curso que nos cediera la clase para trabajar solamente con ellas.
FASE 14: Se pidió a las adolescentes que dibujen como se ven a si mismas y luego escriban lo que nos les gusta y lo que les gusta de ellas
FASE 15: Se aplicó un curso abordando el “auto concepto físico”
FASE 16: Se aplicó un curso abordando el tema del “auto concepto social”
FASE 17: Se aplicó un curso abordando “las diferencias entre sexo y género”
FASE 18: Se aplicó un taller donde las adolescentes trabajaron el “auto concepto y la autoestima desde de un aspecto físico y estético”
FASE 19: Se aplicó un taller donde las adolescentes trabajaron “el auto concepto desde el aspecto social”
FASE 20: Se aplicó un curso y taller donde las adolescentes trabajaron el autoestima desde los aspectos psicológicos de auto conceptos y personales”











CAPITULO IV
RESULTADOS
           
En la fase 12 de la intervención, trabajamos con los y las  adolescentes del curso de 1° de secundaria. El trabajo consistía en saber la opinión de auto concepto que tenían los adolescentes de este curso en relación a las adolescentes  y en relación a ellos mismos. También consistía en saber la opinión de auto concepto de ellas en relación a ellos y a ellas mismas, entonces se hizo un debate. (Ver anexos).
Lo que mas interesaba para la intervención era saber como los adolescentes conceptuaban a las adolescentes y como ella se auto conceptuaban. En este primer trabajo, se observa que ellas  tienen un buen auto concepto de si, pero en la parte social, mientras que los adolescentes las conceptuaron de forma negativa, representándolas como “celosas, creídas, envidiosas, chismosas y abusivas”. Las adolescentes no se quedaron a tras, una ves que también los valuaron negativamente (Ver Anexos)
Los resultados de la autoestima pueden aparecer e1uitativamente en la fase ocho donde se trabajó el “autoconcepto desde un aspecto físico y estectico”. Se aplicó un taller donde les pedimos a las adolescentes que se dibujen, de la manera que deseaban y se pidió que después de dibujaren sé, escribieran lo que pensaban de si en dos categorías, “ lo que me gusta de mi” y “lo que no me gusta de mi.
En general, se observo que de las 12 adolescentes que participaron de este taller, 6 escribieron mas características en me gusta que en la otra opción. En “me gusta de mi” apareció como objeto de afición el “cabello”, porque 10 de ellas señalaron que les gusta su cabello.
En la siguiente fase se abordo el tema del autoconcepto desde una perspectiva social. En esta fase elaboramos se hizo una especie de debate libre a cerca del tema, la pregunta principal para iniciar el debate era ¿Cuál es la visión que ustedes tienen de si mismas en 10 años? Alunas de ellas respondieron que les gustaría tener una profesión y un trabajo 0ara auto sustentarse y tal vez casarse, pero la mayoría de ellas se imaginaban con el estudio secundario terminado y además, con hijos, cuidando de la casa, esperando al marido con la cena puesta. E la oportunidad, se les preguntó: ¿Ustedes estaría auto realizándose de esta manera de esta manera? A esta pregunta , algunas de las chicas dijo que sí, pero la mayoría de las que se imaginaban ejecutando este papel, no respondieron, literalmente a esa pregunta.  Después de media hora de debate se trabajó el tema “El rol de la mujer en la sociedad boliviana”, cuya intención era abrir sus ojos para mas allá de sus expectativas.
En la última fase de la intervención, aplicamos un cuestionario, donde las adolescentes deberían  responder a 7 preguntas - dibujando una carita feliz o triste - que daría, finalmente el resultado de la intervención. Se hizo un conteo de los rostros, de manera que mas rostros felices, indicarían  de una manera general que las adolescentes del 1° de secundaría presentaban una buena autoestima y mas rostros tristes indicarían una baja autoestima.

SEMINARIO DE INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIOEDUCATIVA

 UNIVERSIDAD CATOLICA BOLIVIANA “SAN PABLO
           FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES
             CARRERA DE PSICOLOGÍA
            SEMINARIO DE INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIOEDUCATIVA


              
             AUTOESTIMA EN NIÑAS DE 1° DE SECUANDÁRIA

               Por:
             Laura Arraya
            Lúcio Vieira

              Docente:
             Dra. Ximena Péres




  30 de Noviembre de 2012
           La Paz – Bolivia

CAPITULO I
INTRODUCCIÓN

1.1. Planteamiento del problema
Durante siglos, la mujer fue vista con aspectos que van más allá de su subjetividad, por algunas sociedades. Estos aspectos  pueden ser positivos o negativos, conforme las clases sociales o económicas a la cual se encontraba determinada mujer.
Desde la era de los primates, la mujer era la hembra que tenía apenas la función de procrear con los machos de las tribus, función esta que fue desenvolviendo durante el proceso de evolución del primate en homo sapiens, el hombre de hoy. Se fue agregando otros sentidos a la presencia de la mujer en los clanes, ella pasaba a ser recolectora de los alimentos, educaba a los niños, mientras los hombres cazaban.
En las sociedades celtas, las mujeres podrían complacerse con los aspectos positivos que estas sociedades designaban a ellas. Podemos encontrar en la historia que el ser femenino en esta sociedad gozaba de más derechos y  que mujeres de otras culturas en la misma época; la mujer celta, podía llegar a tener la máxima autoridad dentro de las tribus en las áreas religiosas y militares. Algunos textos de procedencia Galesa y Irlandesa se citan a varias mujeres que gobernaban y además, eran símbolos de una actitud mental que el patriarcado no pudo eliminar del espíritu celta primitivo. Estas mujeres también podían ejerces variadas profesiones como juez o abogada, tenían derecho de sucesión, podían heredar propiedades y seguir siendo propietaria de cualquier bien que aportara el matrimonio, pero a partir de que el cristianismo se impone en todo territorio de influencia celta, la mujer pierde el status del que disfrutaba, pasando a ser (según la mentalidad cristiana) un diablo tentador, cuyo único fin es arrastrar al hombre a las llamas del infierno.
La antigua Grecia, donde la sociedad estaba marcada por el sistema patriarcal, se consideraba  a la mujer un bien heredable, además, no podían participar de la posibilidad de votar, por el hecho que nunca podían convertirse en ciudadanas. Pero las figuras femeninas, empezaron a surgir en Grecia a partir del período helenístico, como por ejemplo, la reina Berenice. Con el pasar de la eras Griegas, se observa que en cada una, las mujeres van desempeñando diferentes papeles en su quehacer cotidiano, en las epopeyas homéricas, la mujer tiene un triple papel, es esposa; reina y ama de casa, sin embargo, en la vida diaria, las mujeres de la realeza y las esclavas se dedicaban a tareas similares. Ellas se dedicaban a los deberes de la casa: preparaban todos los alimentos, tejían las ropas y cuidaban los hombres
En Roma, las mujeres eran absolutamente controladas por su padre tutor, su esposo o su hijo, aunque con mayor libertada de movimiento que las mujeres griegas. Las esclavas tenían la peor condición dentro de una familia romana, eran consideradas como objeto y no sujeto de derechos, puesto que, además de tener los peores trabajos, debían complacer a sus dueños en sus relaciones extra matrimoniales. Las hijas, cuando nascían, si el padre no quería exponerlas, se debía dar orden explicita de alimentarlas; las expuestas, si no morían, eran recogidas por otras familias como inversión, puesto que al llegar a su juventud, eran vendidas como esclavas o como prostitutas. En fin, pocas mujeres llevaban una vida suficientemente afortunada, estaban encargadas crear a los niños y cuidar de la casa.
Actualmente, en la sociedad, las mujeres empezaron a ocupar roles diferentes a los que se acostumbraban verlas. Este cambio, se puede decir que empezó en la época de la revolución industrial, donde las mujeres, por tener menor valor de mano de obra, ocupaban muchos puestos de trabajo en las fábricas; hoy con la globalización y el acceso abierto a la educación las mujeres vienen ocupando cada vez más puestos de trabajo en distintas áreas, ellas, también hacen parte del pensamiento intelectual de la sociedad. En muchos países, ocupan los mandos más altos de una empresa, dan órdenes y son claramente aceptadas como líderes y jefes por sus subordinados, pero esta no es la única función que ocupan, debido a que todavía son madres, esposas y dueñas de casas.
En Bolivia, una sociedad considera machista por los investigadores y los medios, recientemente con la reforma de leyes antidiscriminatorias y de inclusión, hay una notable presencia de las mujeres en los campos laborales y otros. Sin embargo, lo que es más notable aún es la discriminación a la que ellas están expuestas todos los días por su condición sexual y de identidad de género; tal discriminación es impartida por los hombres, que al percibir que su sexo y género ya no son requisito para ocupar puestos de trabajo y otros, y aún mas, que estos roles, pueden cumplir las mujeres.
El sexo, está relacionado con la biología, nos proporciona la diferencia física y de conducta que distingue a os organismos individuales, según las funciones que realizan en los procesos de reproducción. A través de esa diferencia, por la que existen machos y hembras, una especie puede combinar de forma constante su formación genética y dar lugar a descendientes con genes distintos. Está condición, hoy, no es suficiente para definir el rol de la mujer en la sociedad, debe estar combinada con la identidad de género. Este, se caracteriza por ser el conjunto de ideas sobre la diferencia sexual que atribuye características femeninas y masculinas a cada sexo, a sus actividades y conductas y a las esferas de la vida; producto de dicha diferencia, establecida socialmente, entre mujeres y hombres, se generan condiciones de marginación y discriminación, las cuales afectan de manera diferente a mujeres y hombres.
Desde la infancia, niños y niñas aprenden los valores y las creencias que delimitan atributos y aspiraciones sociales que deben tener según el sexo; reciben determinada educación para comportarse de cierta manera a partir de la diferencia sexual, sin que estos se relacionen con las capacidades reales de los individuos. El problema, es que en la sociedad boliviana, considerada machista, estos valores y creencias pueden afectar de forma negativa el desarrollo del auto concepto femenino, que por consecuencia, puede actuar también en la autoestima de las mujeres jóvenes de este país. Los niños varones no aprenden solamente sus atributos, sino, aprenden a discriminar y marginalizar a las mujeres por su condición.
Debido a que los valores y creencias que delimitan atributos y aspiraciones sociales son aprendidos en la niñez, la intervención será realizada en niñas adolescentes de 7º de primaria, con edad de 13 a14 años, cuyo enfoque es la “autoestima en el género femenino”

1.2. Justificación

El investigar el auto-concepto de género es un tema que se debe tomar en cuenta en la adolescencia, por la importancia que tiene ésta en la formación de la identidad de las personas.  Es por tal motivo que la concepción que tiene cada persona de lo que significa su género hace que incida en nuestros pensamientos, acciones, la orientación que damos a la conducta, la forma como enfocamos nuestras relaciones e incluso las decisiones que tomamos.
El auto- concepto en muchos casos está ligado a la autoestima, pues es a partir del concepto que se tiene sobre el género y lo que representa en cada persona es que se genera una propia autoestima. Es así que se puede decir que en muchos casos depende del autoconcepto que tenemos de nosotros mismos para tener una autoestima alta o baja.
Es por este motivo que se plantea la importancia de la presente investigación, pues el trabajar sobre el auto-concepto y la autoestima de género en mujeres adolecentes entre los 13 y los 14 años. Es importante para que estas mismas puedan comprender lo significativo que es desarrollar una autoestima adecuada en sus vidas. Esto ayuda al desarrollo de las mismas adolecentes tanto de su propia percepción como la que los demás tienen de ella, por el mismo hecho de ser mujeres y comprender que elementos de su autoconcepto las llevan a tener las acciones, pensamientos, conductas y formas de relacionarse que tienen.
En lo que respecta a la relevancia contemporánea del trabajo, cabe señalar que el tratamiento del género durante los 90, estuvo fuertemente influenciada por los movimientos feministas que cuestionaban una situación social que claramente favorecía a los varones, en desmedro de las mujeres consideradas casi como una “minoría” en cuanto a sus derechos.
A pesar de los importantes cambios socioculturales producidos durante el período y de los cambios que pudieran haberse producido en la autoestima en niños y niñas, todavía es casi un lugar común en la literatura sobre las relaciones entre género y autoestima, la afirmación de que la valoración quelas niñas hacen de sí mismas, es inferior a la de los varones.

En lo que respecta a la relevancia social, el hecho de que las niñas presenten niveles inferiores de autoestima, si se les compara con sus pares varones, se explica desde la teoría del género, por la posición poco valorada de la mujer en el contexto histórico, económico, sociopolítico, etc. Desde la Psicología Social surgen modelos explicativos de las diferencias observadas, a la par que se destaca la importancia de la autoestima en el desempeño social, status y bienestar psicosocial de niños y niñas y la existencia de una dinámica de auto perpetuación de las diferencias. En lo que respecta a la relevancia científica este sentido existen diversos estudios internacionales recientes en términos del acortamiento de la brecha entre los niveles de autoestima entre los niños y las niñas.
La observación de cambios en las tendencias en cuanto a creencias y auto-percepciones culturalmente determinadas por el género y un cuestionamiento de la superioridad masculina en cuanto a autovaloración, es un tema que comienza a aparecer en la literatura: los resultados de uno de los estudios transculturales más importantes realizado a fines de la década de los 90 (Stetsenko, A., 2000) demuestra que las diferencias en autovaloración dependen muchas veces del tipo de tarea a realizar, que tales diferencias no se mantienen a lo largo del desarrollo y que muchas veces los resultados muestran diferencias, pero ocultan similitudes que son también importantes.

Tampoco es posible establecer relaciones de causalidad entre los cambios observados en la autovaloración de las niñas y los profundos cambios culturales que afectaron a nivel mundial los conceptos de género. No obstante, la dirección de los cambios presenta interesantes coincidencias que pueden servir de motivación para continuar estudios en esa línea.
Considerando que las características asociadas al género como artefacto cultural (resultado de procesos sociales, representacionales, etc.) pueden variar como consecuencia de cambios en los procesos sociales, el conocer si los cambios ocurridos en la década en relación al concepto genérico femenino/masculino se reflejan de alguna manera en el auto concepto de niñas y niños en Chile, es un tema relevante. Más aún que los estudios sobre género y autoestima, se hacen cada vez más escasos.

1.3. Objetivos

1.3.1. Objetivo General

Intervenir en la autoestima de mujeres adolescentes en la edad de 13 años

1.3.2. Objetivos Específicos
Observar cómo está la autoestima en adolescentes del género femenino.
Proporcionar mas conocimiento de autoestima en las adolescentes
Proporcionar más conocimiento sobre sexo y género para adolescentes del género femenino.
Trabajar el rol de la mujer en la sociedad boliviana, en adolescentes del género femenino.





                                  

















    CAPITULO II
                                  MARCO TEORICO

I.1. Desarrollo Humano

Todos los seres sufren cambios durante su vida, estos cambios incluyen etapas que van desde el nascimiento, passan por el desarrollo y terminan en la muerte. Durante estas diferentes etapas, nuestro cuerpo cambia, conjuntamente con nuestra mente y conductas.

En la adolecencia, se observa que estos cambios empiezan en la pubertad, y actuan en tres áreas: biologico, psicologico y social. La pubertad es el inicio de la adolescencia, se denimina de esta manera porque caracteriza el momento de inicio de la maduración sexual. Cuando se desencadena en la hipofisis,  empieza la producción de hormonas promovedoras de la maduracion de las gónadas – es decir testiculos y ovarios – que liberan las horamonas sexuales y promueven el desarrollo de las caracteristicas sexuales secundarias.En esta etapa está persente el aument de estatura, que tienen su auge en la etapa adulta para hombres y mujeres; se producen variaciones en el caracter y en el comportamiento a causa de cambios hormanales;  las chicas experimental la pubertad antes que los chicos a los 9 años y en ellos, a los trece años. (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

El comienzo de la pubertad enla chcas, se puede observar con la llegada de la primera menstruación o menarquía, ademas, a partir de ese momento se producen los ciclos menstruales, aun así, existen algunos cambios que anteceden la menarquía como la aceleracion del crecimiento; el aumento de las mamas; la produccion de flujo vaginal; vello en el pubis, piernas y axilas; acumulacion de graza y ensanchamiento en la zona de las caderas. (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

Puede ser que la adolecencia se viva paralelamente a la pubertad, aun así, esta etapa inclye cambios que van además de la maduracion sexual, tambien existen los cambios psicologcos y emocionales.

Otro cambios que los adolescentes experimentan, se observan en su comportamiento. Puede ser que no se seintan cómodos en relacion a su propio aspecto, especificamente cuando se comparan con otras compañeras y compañeros. En en ambito familiar, empiezan a cuestionar muchos de los valores enseñados alejandose de sus padres. Las chicas y los chicos comienzan a relacionarse sentimentalmente, pudiendo establecer relaciones que pueden ser parejas. Tienden a formar grupos en los que la ropa, la musica, las aficiones, y ademas cosas se convierten en signos de identidad y por ultimo, presentan comportamientos rebeldes frente a la obediencia que prestaban cuando eran niños (Lois Hoffmas, Scott Paris y Elizabeth Hall . Psicología del Desarrollo Hoy, 1996).

II.1. Autoestima

La autoestima es un elemento fundamental en la formación personal durante la niñez. De su grado de autoestima dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades. Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro, y valioso. Entiende la importancia del aprendizaje, y no se siente disminuido cuando necesita de ayuda. Se comunicará con fluidez, y se relacionará con los demás de una forma adecuada (www.guiainfantil.com)

En las personas con baja autoestima existe una gran diferencia entre como sienten que son y cómo les gustaría ser. Cuantas más áreas de la vida del niño estén afectadas por esta forma de valorarse, peor será su evaluación global. La baja autoestima aparece en muchos problemas de la infancia. Suele suceder que la imagen que los demás tienen de una persona, no tiene relación con la autoimagen (www.guiainfantil.com)

Los niños forman su propio concepto valorativo mediante el intercambio verbal y físico con sus padres y/o sustitutos. Sus niveles de atención y concentración también se verán favorecidos, serán más resistentes en situaciones difíciles y más confiadas y seguros. La Autoestima tiene componentes, entre ellos: 

1.- Seguridad: permite la apertura a la comunicación con uno mismo y con los otros.
2.- Autoconcepto: Es cómo nos vemos y nos percibimos a nosotros mismos
3.- Integración: Se conoce también como sentido de pertenencia. Se trata de sentirnos cómodos con la gente.
4.- Motivación: Hace que nuestra actuación nos parezca oportuna y necesaria.
5.- Competencia: conciencia de la capacidad de aprendizaje y potencial del mismo.

II.2.Los 4 Aspectos de la Autoestima

Son necesarios para desarrollarlo: 

1.- Vinculación: Sentimiento de satisfacción  producto del establecimiento de vínculos que son importantes para cada persona.
2.- Singularidad: Conocimiento y respeto que por las cualidades que le hacen especial o diferente, que se afirma con el respeto y la aprobación que recibe de los demás por esas cualidades.
3.- Poder: Conciencia de la disposición de los medios, de las oportunidades, y de la capacidad para modificar las circunstancias de la vida de manera significativa.
4.- Pautas: Habilidades de la persona para considerar los ejemplos humanos, filosóficos y prácticos adecuados (
www.saludalia.com).

II.3. Identidad
Los humanos empleamos mucho tiempo y esfuerzo pensando en nosotros mismos. En cierta medida, tendemos a centrarnos en nuestro self. El self es el centro del universo social de cada persona. Tu auto identidad o tu autoconcepto, primeramente, es adquirido a través de interacciones sociales que empiezan con tu familia inmediata y continúa con toda la gente que conoces a lo largo de tu vida. El autoconcepto es una colección organizada de sentimientos y creencias sobre uno mismo. El concepto de self es un sistema especial que influye en como procesamos la información del mundo social que nos rodea con la información de nosotros mismos.
El autoconcepto es un esquema que consiste en una colección organizada de creencias, recuerdos, sentimientos y concepciones auto orientadas de posibles futuros self. Este esquema influye en como procesamos la información personal y social relevante para nuestras identidades. (Barberá y Martínez, 2004).
Otro aspecto que influye en la identidad es la autoestima que quizá sea la actitud más importante que una persona pueda tener respecto a si misma. La autoestima es un conjunto de autoevaluaciones que están basadas en las opiniones de los demás y en como percibimos ciertas experiencias. (Barberá y Martínez, 2004).
Asimismo la autoestima está relacionada con la comparación social, esto se debe a que tendemos a realizar autoevaluaciones en base a comparaciones entre nosotros mismos y los demás. De esta manera dependiendo del grupo de comparación, éxitos y fracasos podrán contribuir a elevar o disminuir las autoevaluaciones, como también ser irrelevantes. Es así que cuando te comparas con otros, tu estima va en alza cuando percibes algo inadecuado en ellos, un efecto contraste. Esta comparación con alguien peor puede realzar tu autoestima. Por otro lado cuando te comparas con alguien cercano a ti, tu autoestima es mayor cuando percibes algo bueno en ellos, un efecto de asimilación. (Bleguer, 1973)
La comparación más relevante del self es la comparación social con otros miembros del mismo grupo. De esta manera aunque se haga algo bien en grupo con pocos éxitos, puede significar un golpe mucho mayor para la autoestima que hacer las cosas igual de bien en un grupo mayor y que tiene más éxitos. (Lagarde, 1992)
De esta manera la identidad puede aumentar con la identificación a un grupo, debido a que la identidad social puede ayudar a compensar algunos problemas relacionados con la identidad personal. ( Lagrde,1992)
II.4. Sexo y género
Un elemento de bastante importancia en la identidad personal es la identidad social que nos asignamos en una de dos categorías: hombre o mujer. Cada persona tiene una identidad de género es decir nos calificamos como hombre o mujer.
El sexo se refiere a las diferencias anatómicas y fisiológicas que se basan en los determinantes genéticos, y el género hace referencia a todos los atributos que se asocian con ser hombre o mujer, bien determinados por la biología, bien determinados por la cultura.
El desarrollo de la identidad de género se da desde que uno nace y se ve cual es sexo que uno tiene, de esta manera los padres escogerán un nombre apropiado, como también ropa, juguetes, etc de acuerdo al sexo del recién nacido. Esto lo hacen ya que estas elecciones son “apropiadas para su género”. Es entre los 4 y 7 años que el niño adquiere de forma gradual el concepto de la consistencia de género. Se dan cuenta de que el género es un atributo básico para cada persona. Cuando estos conceptos están emplazados la percepción se ve afectada por lo que creemos sobre el género. 
El origen de la identidad del género. Las diferencias entre hombres y mujeres siempre son asumidas como biológicas, sin embargo parece ser que muchas características masculinas o femeninas son adquiridas. Es de esta manera que la cultura da las definiciones de lo que es apropiado para cada sexo. Es así que a medida que se avanza en la niñez nos encontramos con la tipificación del sexo, cuando los niños aprenden con detalle los estereotipos ligados al hombre o a la mujer, en su cultura.
Los estereotipos de género son un conjunto de creencias compartidas dentro de una cultura, acerca de los atributos o características que poseen hombres y mujeres. Estos estereotipos desempeñan un importante papel en diversos procesos psicosociales, entre los que se encuentran el desarrollo de la propia identidad y la estereotipia.
En las construcciones de identidad que una persona forma a lo largo de su vida una de las principales identidades es la identidad de género que se lo estructura según los criterios que tenga la cultura a la que uno corresponde.
Según Lagarde (1992) el género se construye a partir  del sexo, de lo que cada cultura  reconoce como sexual, es decir de las características  que en cada cultura son reconocidas como sexuales. Algunas solo miran la diferencia y semejanza genital y sobre eso se construyen géneros. En otras se incluyen como características sexuales la estatura, la pilosidad del cuerpo, el peso, el tono de voz, etc. Otros incluyen las actividades que realizan los diferentes géneros.
En lo que respecta a la diferencia de géneros se puede observar a lo largo de la historia que el género femenino ha sido excluido y marginado por una sociedad machista, que ha creado los constructos de género a partir de una serie de atribuciones mayores a los hombres y dando una serie de roles a las mujeres.
Según Lagarde (1992) las mujeres crean una identidad de ser para los demás y de mostrarse como dependientes de los demás, de no aceptarse como sí mismas y  de tener miedo de poder ser independientes, pues se sienten culpables de este hecho.
Las mujeres son educadas y criadas de tal manera que nos acostumbramos a ser  mujeres que se sacrifican por los demás, que no están dispuestas a vernos como seres capaces de pensar, de actuar y ni siquiera desear, se vuelven en seres que los demás desean de nosotros, dejando incluso de lado el erotismo y deseando amores que son imposibles y han sido imágenes simplemente creadas en su imaginario. (Lagarde,1992).
El concepto de ser mujer para los demás se puede ver en muchos ejemplos de la vida cotidiana, sobre todo en personas mayores que fueron criadas por las instituciones para ser mujeres de los demás. Desde el ejemplo más claro que es cuando muchas de las mujeres quedan embarazadas y muchas de estas quedan abandonadas, pero deciden “dedicar su vida” a sus hijos. Por otra parte se puede ver que en los divorcios muchas de las mujeres se quedan con los hijos, incluso dejando que los hombres no cumplan sus responsabilidades. (Lagarde, 1992)
En ejemplos aun más comunes se puede ver que las mujeres son las que preparan la comida y se ocupan de las labores del hogar, dejando de lado sus satisfacciones personales y ambiciones profesionales. Aunque también en muchos casos se puede ver que estas  se ocupan de todas las labores de la casa después de trabajar. Esto lo hacen no sólo para ellas mismas, sino también para sus esposos e hijos. (Lagarde, 1992)
También se puede ver que las mujeres son las que velan a sus esposos e hijos o a cualquier miembro familiar cuando estos se encuentran enfermos, descuidándose incluso de ellas mismas y asumiendo el rol de cuidador primario, sin importarse de sí misma.
Incluso se puede ver que las madres educan a sus hijas a ser para los demás diciéndoles que ellas deben servir a sus padres y hermanos, diciéndoles que ellas son las “mujercitas” y ese es el papel que deben cumplir, dejando que los hombres no hagan nada y las mujeres aprendan a atender, para así posteriormente tener éxito en su vida cumpliendo el rol que se les demanda. (Lagarde, 1992)
A pesar de todo lo planteado anteriormente sobre lo que se cree que una mujer debe hacer y cumplir a partir de las perspectivas de género, las funciones prototípicas de género se van transformando y se acortan las distancias.
El desarrollo simultáneo de características masculinas y femeninas por parte de una misma persona ha contribuido a propagar la idea de que el desarrollo de rasgos masculinos y femeninos es relativamente independiente del hecho de ser varón o mujer (Barberá y Martínez, 2004).
A la serie de creencias y suposiciones compartidas acerca de determinados grupos la psicología los ha denominado como “estereotipos”, cuando se habla  de suposiciones referidas los grupos de varones y mujeres o a las características de masculinidad y feminidad  se los llaman estereotipos de género. La referencia estereotipada a los hombres o a las mujeres favorece la tendencia a representarlos tanto en grupos internamente homogéneos  y totalmente diferenciados entre sí. (Barberá y Martínez, 2004)
 Los sistemas de creencias no se limitan a describir lo observado aunque sea esquemáticamente, ni tampoco son sólo estructuras representativas de conocimiento, sino que sobre todo cumplen  una función prescriptiva, referida a lo que debe ser  y lo que debe hacerse. (Barberá y Martínez, 2004,58)



CAPITULO III
MÉTODO

III.1. Participante

12 Adolecentes  del sexo femenino con edad de trece años, estudiantes de 1° de Secundaria del Colegio Juan Hershell

III.2. Ambiente

            Los talleres fueron lesionados en el aula A 7 del Colegio Juan Hershell, en el tercer piso. En los interiores del aula se encontraban cinco fileras con  6 mesas dobles de por lo menos  con medidas de 1m cada una, donde se acomodaban pares de sillas para cada mesa. Había dos pizarras negras, un escritorio de profesor, que se encontraba en la parte frontal del aula y dos armarios, uno al fondo del aula y el otro atrás del escritorio de profesor y al lado de la pizarra principal. Todos los talleres se llevaban a cabo entre 11:30 de la mañana y 12:30 de la tarde

III.3. Materiales e instrumentos

            Los materiales que se usaron para aplicar los talleres fueron:
Dos hojas blancas cuadriculadas;
Dos hojas blancas lineadas;
Treinta hojas blancas, de las cuales dieciocho son de tamaño oficio y doce son de tamaño carta;
Un bolígrafo de color negro;
Un bolígrafo de Color azul;
Un lápiz negro Sabonis P-800 HB CE;
Diecisiete lápices de colores Laurentien;
Una goma Blanca;
Tizas de colores blanco, azul y rosado;
Una pizarra negra;
Un borrador para pizarra;
Un celular LG Cookie Gs290 de peso 90,7g y medidas 108x 53x 13;
Un celular Sony Experia;

III.4. Procedimiento

FASE 1: Se discutió el tema de intervención, “autoestima”
FASE 2: Se decidió ejecutar talleres para la intervención.
FASE 3: Se decidió el grupo meta para aplicar la intervención
FASE 4: Se eligió la institución de enseño para hacer los talleres.
FASE 5: Se hizo un acercamiento del grupo de intervención a la institución de enseño.
FASE 6: Se conoció la Directora del Colegio Juan Hershell y demás autoridades.
FASE 7: Se conoció el curso y el ambiente en el cual se realizarían los talleres.
FASE 8: Se envió una carta a la Directora del Colegio Juan Hershell, con la petición de autorización para hacer los talleres.
FASE 9: Se elaboró una planificación de asuntos a ser tratados dentro del tema de la autoestima.
FASE 10: Se elaboró un cronograma de fechas para la aplicación de la intervención.
FASE 11: Se hizo un rapport con el curso de 1° de secundaria del Colegio Juan Hershell
FASE 12: Se trabajó con los chicos y chicas del curso de 1° de Secundaria del Colegio Juan Hershell, donde se uso el debate para saber que pensaban los chicos de las chicas , y ellas de los chicos.
FASE 13: Se orientó al curso que trabajaríamos solamente con el publico meta, las adolescentes. También se pidió a la profesora de curso que nos cediera la clase para trabajar solamente con ellas.
FASE 14: Se pidió a las adolescentes que dibujen como se ven a si mismas y luego escriban lo que nos les gusta y lo que les gusta de ellas
FASE 15: Se aplicó un curso abordando el “auto concepto físico”
FASE 16: Se aplicó un curso abordando el tema del “auto concepto social”
FASE 17: Se aplicó un curso abordando “las diferencias entre sexo y género”
FASE 18: Se aplicó un taller donde las adolescentes trabajaron el “auto concepto y la autoestima desde de un aspecto físico y estético”
FASE 19: Se aplicó un taller donde las adolescentes trabajaron “el auto concepto desde el aspecto social”
FASE 20: Se aplicó un curso y taller donde las adolescentes trabajaron el autoestima desde los aspectos psicológicos de auto conceptos y personales”











CAPITULO IV
RESULTADOS
           
En la fase 12 de la intervención, trabajamos con los y las  adolescentes del curso de 1° de secundaria. El trabajo consistía en saber la opinión de auto concepto que tenían los adolescentes de este curso en relación a las adolescentes  y en relación a ellos mismos. También consistía en saber la opinión de auto concepto de ellas en relación a ellos y a ellas mismas, entonces se hizo un debate. (Ver anexos).
Lo que mas interesaba para la intervención era saber como los adolescentes conceptuaban a las adolescentes y como ella se auto conceptuaban. En este primer trabajo, se observa que ellas  tienen un buen auto concepto de si, pero en la parte social, mientras que los adolescentes las conceptuaron de forma negativa, representándolas como “celosas, creídas, envidiosas, chismosas y abusivas”. Las adolescentes no se quedaron a tras, una ves que también los valuaron negativamente (Ver Anexos)
Los resultados de la autoestima pueden aparecer e1uitativamente en la fase ocho donde se trabajó el “autoconcepto desde un aspecto físico y estectico”. Se aplicó un taller donde les pedimos a las adolescentes que se dibujen, de la manera que deseaban y se pidió que después de dibujaren sé, escribieran lo que pensaban de si en dos categorías, “ lo que me gusta de mi” y “lo que no me gusta de mi.
En general, se observo que de las 12 adolescentes que participaron de este taller, 6 escribieron mas características en me gusta que en la otra opción. En “me gusta de mi” apareció como objeto de afición el “cabello”, porque 10 de ellas señalaron que les gusta su cabello.
En la siguiente fase se abordo el tema del autoconcepto desde una perspectiva social. En esta fase elaboramos se hizo una especie de debate libre a cerca del tema, la pregunta principal para iniciar el debate era ¿Cuál es la visión que ustedes tienen de si mismas en 10 años? Alunas de ellas respondieron que les gustaría tener una profesión y un trabajo 0ara auto sustentarse y tal vez casarse, pero la mayoría de ellas se imaginaban con el estudio secundario terminado y además, con hijos, cuidando de la casa, esperando al marido con la cena puesta. E la oportunidad, se les preguntó: ¿Ustedes estaría auto realizándose de esta manera de esta manera? A esta pregunta , algunas de las chicas dijo que sí, pero la mayoría de las que se imaginaban ejecutando este papel, no respondieron, literalmente a esa pregunta.  Después de media hora de debate se trabajó el tema “El rol de la mujer en la sociedad boliviana”, cuya intención era abrir sus ojos para mas allá de sus expectativas.
En la última fase de la intervención, aplicamos un cuestionario, donde las adolescentes deberían  responder a 7 preguntas - dibujando una carita feliz o triste - que daría, finalmente el resultado de la intervención. Se hizo un conteo de los rostros, de manera que mas rostros felices, indicarían  de una manera general que las adolescentes del 1° de secundaría presentaban una buena autoestima y mas rostros tristes indicarían una baja autoestima.